La ruleta

La ruleta es uno de los juegos de casino más populares. Su aparición en la historia moderna, data del siglo XVIII y, su primer escenario, fue la Francia pre-revolucionaria. Su denominación original “roulette”, hace referencia a la rueda, que es la pieza fundamental del juego. Junto a ésta, una bolita y un tapete son otros elementos indispensables.

El tapete o tapiz

El tapete presenta una distribución con todas las características de los números del 0 al 36. Antes de empezar a girar la rueda, los jugadores realizan sus apuestas sobre él. La ruleta permite apostar según las características de los números. Éstos pueden ser pares o impares, estar en la primera (falta) o segunda mitad (pasa), en la primera, segunda o tercera docena, y pueden ser rojos o negros. También, se puede apostar a un número específico.

La ruleta o rueda

Se hace girar la ruleta y la bolita acaba en uno de los 37 casilleros numerados, cuando se detiene la rueda. En ese momento, se determinan las características del número ganador y cuáles de ellos son premiadas.

Dos tipos de suertes

Las suertes sencillas son: par o impar, falta o pasa y rojo o negro, al tiempo que se premia el equivalente a la apuesta. Todas ellas cubren 18 números.

Existen diferentes apuestas:

  • Simple o sencilla: se juega a 1 número y se premia la apuesta multiplicada por 35.
  • Doble o “Split”: se apuesta a 2 y se premia por 17.
  • Triple o “Trío”: se apuesta a 3 y se premia por 11.
  • Cuadro: se apuesta a 4 números contiguos y se paga 8 a 1.
  • Seisena: se apuesta a 6 números en dos filas consecutivas y se premia 5 a 1.
  • Docenas: se juega a 12 números y se apuesta en qué docena estará en número ganador. Se paga el doble.
  • Columnas: el tapete se divide en 3 columnas (cada una, alberga 12 números). Se para 2 a 1.
  • Doble columna/docena: se apuesta a 24 y se premia la mitad.

Además de la de origen francés, también existen la ruleta inglesa y la americana.